Edgar Allan Poe

Nació en Boston, Baltimore, 19 de enero (de 1809- 7 de octubre de 1840) fue un  escritor, poeta, crítico y periodista. Reconocido como uno de los creadores del relato corto o cuento como hoy lo conocemos. Perteneció a lo que se denominó el periodo romántico pero también contribuyó a la estética de la novela gótica con sus relatos de terror.  Por otro lado también fue el que delineo la fórmula del relato detectivesco, inclusive incursionó en la ciencia ficción.

Su historia

Hijo de actores de los que quedó huérfano a los 2 años. Fue adoptado por la familia de John Allan, un rico comerciante. Se trasladó con su familia a Inglaterra donde vivió cinco años, allí inició sus estudios  que continuará más tarde, solo durante un curso en la Universidad de Virginia. En 1827, enemistado con su padre adoptivo se instala en Boston donde publicó su primer libro, Tamerlán y otros poemas. Fue expulsado del ejercito y se instaló en Baltimore, donde comenzó a escribir narraciones y a publicar en la prensa artículos de crítica literaria alcanzando gran notoriedad. Las penurias económicas, la enfermedad de su esposa, sus conflictos emocionales y su adicción al alcohol hicieron que su vida sea una existencia desgraciada.En 1838 publicó La narración de Arthur Gordón Pym y dos años después el volumen de sus cuentos en los que ya se nota su gran imaginación, así como la inteligencia en la trama de los cuentos policiales y de misterio. En 1844 se traslada a Nueva York y compone su más famoso poema, El cuervo. La muerte de su esposa , en 1849 lo afectó profundamente. El  3 de octubre de 1949 fue hallado inconsciente en la puerta de una taberna de Baltimore, cuatro días más tarde Falleció.

La obra de Poe fue muy difundida en Europa y en esto tuvo algo que ver las traducciones  que de ella hizo Baudelaire; sus concepciones poéticas han influido en muchas de las tendencias contemporaneas de manera significativa.

Del antológico programa Cuentos de terror que se editó por  el canal de cable Isat, protagonizado por el escritor Alberto Laiseca.

Recuerdos felices de la infancia

«Mis primeros recuerdos escolares se relacionan con una enorme casa isabelina de complicada estructura, en un pueblo inglés de aspecto brumoso donde abundaban los árboles gigantescos y donde las casas eran todas muy antiguas. Aquel viejo y venerable pueblo era verdaderamente un lugar de ensueño, un remanso de paz para el espíritu. Ahora, mientras lo estoy recordando, puedo sentir de nuevo la refrescante atmósfera de sus umbrosas avenidas, aspirar la fragancia de sus mil arbustos y estremecerme de deleite cuando la profunda y hueca voz de la campana de la iglesia se deja oír, quebrando hora tras hora con bronco y repentino tañido el silencio de la oscura atmósfera en la que se sumerge, dormido, el calado campanario gótico.»

E. A. P.

Pin It on Pinterest

Share This