Leila Guerriero

Vida

Nació en Junín, provincia de Buenos Aires. Es periodista y editora. Estudio en el Colegio Nacional Normal Superior de Junín. Estudió turismo, carrera que termino pero no ejerció. En 1992 envió a la redacción de Página/12 un cuento suyo llamado “Kilómetro cero” y fue seleccionado por Jorge Lanata, entonces director del diario. A partir de ese momento se inicia su carrera como periodista en la redacción de Página/30, revista mensual del periódico Página12.

Y obra

Hoy su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y España: La Nación Rolling Stone, de Argentina; El País, de España; Gatopardo, de México, y El Mercurio, de Chile, entre otros. Es editora para América Latina de la revista mexicana Gatopardo. En 2010, su texto «El rastro en los huesos», publicado en El País Semanal y Gatopardo, recibió el premio CEMEX-FNPI, crónica donde relata el trabajo que realiza el Equipo Argentino de Antropología Forense que identifica los restos de desaparecidos en la dictadura militar.

En el año 2014 recibe Diploma al mérito en la categoría Crónicas y Testimonios otorgado por la Fundación Konex.

En 2019 recibió el XIV Premio de Periodismo Manuel Vázquez Montalbán. El jurado ha destacado el trabajo de campo de la periodista “para dar forma y fondo a sus crónicas, convertidas también en excelentes ensayos sociológicos”

Publicó los libros Los suicidas del fin del mundo, Frutos extraños, Zona de ObrasUna historia sencilla, Plano americano Opus Guelber y teoría de la gravedad. Su obra ha sido traducida al inglés, el francés, el italiano, el portugués, el alemán y el polaco.

Editora para cono sur de la revista Gatopardo y directora de la colección Mirada crónica, de editorial Tusquets argentina, tiene sus propios fanáticos. Como editora publicó: Los malditos(2011), Los malos (2015), Voltios. La crisis energética y la deuda eléctrica (2017), La cuba encrucijada (2017), Un mundo lleno de futuro (2017), Extremas (2019).

El periodismo que practica Leila Guerriero es el de los mejores redactores de The New Yorker, para establecer un nivel de exelencia comparable: implica trabajo riguroso, investigación exautiva y un estilo de precisión matemática.

Mario Vargas LLosa

Una escritura rigurosa y poética que compone un reportaje como un  rompecabezas de respiraciones, saltos temporales, personajes que entran salen… Hoy la ubica a la cabeza del mejor periodismo contemporáneo… Del «método Guerriero» se ha dicho mucho y no hay mucho más que agregar: se trata de talento, horas y horas de escritura, meses de investigación previa, técnicas de novelistas ncon la realidad como materia prima.

Ana Wajszczuk, Los inrockuptibles.

Demuestra que el buen periodismo y la buena literatura son una y la misma cosa, y que Leila Guerriero sabe escribir esa cosa (se la llame como se la quiera llamar) como ningún otro entre los periodistas latinoamericanos contemporaneos»

Patricio Pron

Del ciclo conversaCIONES

Leila y Cristian Alarcón 

Pin It on Pinterest

Share This