Ferréz

Manual Práctico del odio

Novela

Manual Práctico do ódio es la tercera obra del autor y fue publicado en Brasil en el 2003 por la editorial Objetiva. En el 2011 editorial Corregidor lo publicó en la colección de literatura latinoamericana Vereda Brasil y en el 2017 lo reeditó con prólogo de la traductora Lucía Tennina, incluyendo también una antología de textos críticos sobre la obra y el autor.

 

La obra

Manual práctico del odio se inscribe en una tradición brasileña que data de los años 60, la literatura periférica; quizás la obra inicial sea Quarto despejos, de Carolina María de Jesús. Hasta entonces la palabra “marginal” se había usado despectivamente; Ferréz se montó en el proyecto de resignificar el término,  y escribir con una intencionalidad y una fuerza insoslayable,  para la periferia pero también convida a las elites culturales blancas de clase media, y les desea, “Boa leitura, e muita paz se você merecê-la, se não bem vindo a guerra.”

La novela es una especie de policial negro de trama enredada y coral. Desde el primer momento el  narrador en tercera persona nos ubica en la cotidianeidad de los márgenes. Régis, Lucio Fé, Celso Capeta, Neguinho da Mancha na Mão, Aninha; cinco jóvenes delincuentes que conforman una banda soñando con el gran golpe.

Todos confluyen en un robo que promete sacarlos de la mugre, hacerlos cruzar al otro lado. Un sexto personaje, Mágico, el estratega de la banda y nexo con la sociedad blanca, los nuclea. Los personajes se van presentando a medida que se despliega la estructura del relato. Son 12 capítulos.  En el capítulo 10, “En la tierra de la desconfianza”, finalmente y sin grandes sobresaltos se alzarán con el botín de un banco. En este momento la trama estalla y se fracciona abriendo otra clave narrativa; aparece la acción propiamente dicha, que nos exigirá un largo aliento para llegar al final. El narrador nos va retaceando información, sembrando algunos enigmas y quebrando nuestras hipótesis, mientras ata cabos para que el mecanismo cierre perfectamente. La obra tiene un trabajo de edición sobre las sucesivas capas de relatos, que mantiene encadenado al lector hasta la última línea.

 

Las historias particulares de los personajes aparecen como una serie de perfiles que se entrecruzan, todos signados por el crimen, el hambre y la miseria. Hay lugar para el melodrama pero las historias son de desencuentro, el amor siempre se trunca, ningún personaje puede amar, a todos se les ha negado el encuentro con un otro complementario; el sexo es narrado como un encuentro con lo exótico, salvaje o barbárico. No todos son delincuentes en la periferia, hay mujeres que esperan a sus maridos por días, hay lectores estudiosos, jóvenes que sueñan con un trabajo, un pedazo de tierra o una casa como José Antônio, por ejemplo, “un señor evangélico muy batallador que siempre estaba en la suya”

Manual práctico del odio, tiene un ritmo desesperado, no nos da tregua; todo esto sucede con la velocidad de la música callejera, el rap o el hip hop, de donde el autor copia ciertos gestos de oralidad, cierta estética en la que se expresa un gueto. Un elemento fundamental del género que no puede faltar es la fuerza policial, un comisario corrupto más allá de lo posible  y sus esbirros asesinos.

 

El estado ausente, salvo como fuerza de control, mantiene a raya la población, organiza el crimen y con gatillo fácil, procura que la raza mala no se propague. Un sistema podrido hasta el tuétano y hermanado con el narcotráfico, metido tanto en la vida de los marginales que ya es parte de su lengua. Para conservar estos terminos y la potencia de la voz del autor, un glosario nos acompaña y nos libra de traiciones de sentido. 

La quebrada, el morro, la favela, el margen, la periferia, etc. son algunas de las palabras con las que Ferréz construye su poética del espacio marginal; con un sistema de creencias, una lengua, una música, unos sueños, unas fantasías y la ausencia de derechos, negados, desde el fondo de la historia. La enunciación se hace desde el lugar que el autor conoce desde siempre, su vida en las calles de la periferia se cuela en el relato. La experiencia de lectura que propone el texto es la de un manual práctico de lo marginal, donde todo parece estar al alcance de los sentidos, porque el autor como el diablo está en los detalles. Hay un ejercicio de la mirada que nos muestra que todos pueden contar algo, todos tienen sus miserias, y que su condición de víctimas de un sistema no los dota de ninguna virtud, son moralmente complejos y cuestionables, son el resentimiento y el odio también. Cada uno de estos detalles, las palabras,  las vidas y lugares, forman un mosaico que Ferréz compone y una vez que conectamos con su aura ya no volvemos a ser los mismos lectores.

Nuestro Blog

Negritud, esclavismo y explotación

Negritud, esclavismo y explotación

La Negrinha de Monteiro Lobato y A Negra de Tarsila do Amaral Lo que se conoce como Pre-Modernismo brasilero y que podemos ubicar en últimos años del siglo XIX y los primeros del siglo XX, refleja en sus obras la dura realidad de un país convulsionado, atravesado por...

Felisberto, tres cuentos y una explicación

Felisberto, tres cuentos y una explicación

Citas y punteos Por los tiempos de Clemente Colling, 1942 No sé por qué quieren entrar en la historia de Colling ciertos recuerdos… Por algo que yo no comprendo esos recuerdos acuden a este relato… Además tendré que escribir muchas cosas sobre las cuales sé poco. Los...

Felisberto…vida, influencias y amantes

Felisberto…vida, influencias y amantes

1935-1964 Su entorno El profesor, escritor, escultor y teórico del arte uruguayo Joaquín Torres García regresa a Montevideo luego de haber tomado contacto con diversos centros culturales: en Barcelona con Gaudí, más tarde en Nueva York, Italia y Francia; y...

Pin It on Pinterest

Share This